Actriz
Buenos Aires - Argentina




" En la vida alcanzamos a vislumbrar a veces destellos de algo que se encuentra más allá de la carne y su mortalidad. aunque supongo que esas intuiciones las alcanzan muchos en la vocación religiosa, yo las he percibido con claridad en la obra de los artistas
(habla de laurette taylor, intérprete de Amanda en "El zoo de cristal") ... su arte tenía una brillantez que sólo acierto a comparar con la de la poesía, una brillantez de la que obtuve revelaciones tan estremecedoras como si el aire hubiera sido atravesado a nuestro alrededor de improviso por una luz procedente de espacios más claros"

Tenesee Williams

lunes, 15 de febrero de 2010

Cabaret Anfitrión















ANFITRION CABARET, provocativamente hilarante

Una sucesión de indescriptibles personajes divierte con sus artes en un fascinante reducto.


Delirante, divertida y ocurrente es esta reedición del famoso "El 3340, con humos de cabaret" que durante tanto tiempo se dio en la entrada del Anfitrión. Si aquel tenía humos de cabaret, éste ya es un cabaret hecho y derecho. La puesta en escena, con su rojo telón, sus teléfonos negro y blanco, el aparatoso y pintoresco vestuario de sus artistas y cantantes, además de meretrices que circulan ofreciendo otras artes, nos sumergen en un ámbito bizarro e inusitado. Su anfitriona, la exuberante –aunque sensible- Concha del Río, magníficamente representada por Noralíh Gago, es la encargada de ir presentando cada número artístico de este lujurioso cabaret. Sofisticada, garbosa, presumida, fantasiosa, desmesurada, cautivadora y fascinante. Así es ella. A pesar de estar custodiada constantemente, logrará –sobre todo en el entreacto- acercarse a las mesas para departir con los visitantes y contar secretos inconfesables de una larga historia que la trae de vuelta a Buenos Aires para recalar finalmente en la ciudad de sus amores. Gago es tan creíble en el personaje, con su indefinido acento de algún lugar de Latinoamérica mezclado con resabios provincianos, que quienes no la conocen han llegado a preguntar de dónde es oriunda.

El otro personaje inenarrable es Dolly Guzmán, una actriz venida a menos, adicta a drogas y píldoras de todo tipo, y psiquiátricamente dependiente. En la piel de Mónica Cabrera, alcanza momentos totalmente disparatados, con sus innumerables tics, miradas esquivas e inseguridades por doquier, que maneja con llamativa e histriónica comicidad. Y cuando se une junto a Concha en algún número, conforman un dúo único e irrepetible.

También Pablo Palavecino vuelve a las andadas con sus geniales personajes, manejando una perfecta fonomímica con gracia gestual y corporal. La genial y memoriosa Teresa Murias sigue aprendiendo cotidianamente las definiciones de las palabras en el diccionario, para que quien tiene dudas recurra a ella. El cabaret abre cada miércoles y el staff sui generis cambia cada semana.

Martín Wullich
http://news.martinwullich.com/vernota.php?id=547

1 comentario:

Andres Shroder dijo...

Tremenda actriz Noralih Gago,espectacular!!!.